¿Para cuándo una educación financiera crítica? Ayúdanos a llegar al Parlamento Vasco

¿Para cuándo una educación económica que dote al alumnado de herramientas y capacidades para comprender los impactos del sistema financiero sobre la sociedad y el planeta?

Varias organizaciones y redes del Estado español y globales trabajamos la educación en finanzas éticas y compartimos una visión crítica sobre el sistema financiero y económico, y una actitud comprometida y activa por el fomento de las finanzas alternativas solidarias. Entre estas redes está también Finantzaz Haratago, la Red Vasca de Educación en Finanzas Éticas y Alternativas surgida en 2019. Las redes y organizaciones compartimos una preocupación por el modelo de educación económica y financiera instaurado, y sentimos la necesidad de trabajar y visibilizar las alternativas existentes, por lo que vemos imprescindible manifestar a la clase política nuestra posición al respecto.

En particular, en el contexto vasco, desde Finantzaz Haratago queremos manifestar que nos preocupan especialmente los contenidos de educación financiera incluidos en el currículo escolar y en sus materiales formativos. También nos parece muy preocupante el hecho de que se esté posibilitando la entrada de entidades financieras en los centros educativos para ofrecer programas formativos creados a través de los diferentes planes de educación financiera de la CNMW y el Banco de España. Y, por último, es importante señalar que la nueva Ley de Educación reduce la importancia de la asignatura de economía en secundaria pasando a ser meramente optativa y sobre todo en bachillerato, mezclándola directamente con el emprendimiento con la consecuencia de que el análisis de los sistemas económico y financiero sea superficial y con escaso potencial crítico.

La Confederación Estatal de Asociaciones de Profesorado de Economía en Secundaria (CEAPES) ha señalado también que “dar importancia marginal a contenidos básicos tan importantes como la compresión del funcionamiento de los distintos tipos mercados, o nociones básicas de macroeconomía o del funcionamiento del mercado de trabajo o del sistema financiero, impide que el estudiantado conozca mecanismos esenciales que explican el funcionamiento de la sociedad actual”.

Desde la visión de equidad, justicia social y derechos humanos que defendemos, entendemos que el modelo financiero convencional mayoritario y las entidades que forman parte de él deben analizarse con actitud crítica, teniendo en cuenta en qué medida contribuyen a  una economía inclusiva, equitativa y justa. Ya que la educación financiera forma parte del proyecto educativo, es fundamental subrayar en la necesidad de que incluya contenidos sobre los impactos humanos, sociales y ambientales del sistema financiero y de la operativa bancaria, para asignar responsabilidades individuales y colectivas en la construcción de una sociedad más justa y solidaria.

Con esta petición nos dirigimos a los y las representantes políticos en el Parlamento Vasco. El sistema educativo debe dotar al alumnado de competencias, espíritu crítico y madurez para saber desenvolverse en su entorno. La Economía, como ciencia social ligada a las necesidades de las personas y el entorno, requiere ser comprendida desde una visión holística y crítica. Necesitamos nuevos contenidos y discusiones en las aulas para aumentar el compromiso de los y las jóvenes con la construcción de estructuras económicas y sociales más justas, la lucha contra la desigualdad, la protección medioambiental, el empoderamiento de las mujeres, la gobernanza democrática y el ejercicio de los derechos humanos.

Hacemos un llamamiento para que se promueva una educación económica que integre estos principios éticos. FIRMA AQUÍ PARA QUE NUESTRA PROPUESTA LLEGUE AL PARLAMENTO VASCO.